Anne Hathaway y el look con el que vuelve ser Andrea Sachs

Cuando este año comenzaban a asomarse en pasarelas las tendencias ‘Y2K’ nadie llegaría a imaginar que su auge alcanzaría ahora tanto, o incluso más, peso que a principios de siglo. Todas las corrientes de moda de antaño han vuelto este 2022: las camisetas con con motivos, los pantalones de tiro bajo, las plataformas y, aunque todavía no lo sabíamos, las cazadoras de piel de color marrón.

Que esta tonalidad era una de las predilectas del año, era una evidencia marcada por las pasarelas, pero que su puesta en escena volvería a las chaquetas es algo que nos acaba de recordar Anne Hathaway haciendo una aparición estelar en el front row de la Semana de la Moda de Nueva York. La actriz ha deslumbrado a su llegada con un estilismo que nos hace viajar a 2006, concretamente, a una de las escenas de la exitosa película El Diablo se viste de Prada.


La intérprete volvió a convertirse en Andrea Sachs, la becaria de moda más famosa de la historia, para asistir al desfile de otoño-invierno 2022/23 de Michael Kors. Todos los flashes se dirigieron a ella cuando apareció minutos antes de empezar el show vestida con una sobre camisa de piel y estampado de cocodrilo que combinó con un jersey de cuello cisne negro y una minifalda a juego, subida a unos tacones acharolados de Christian Louboutin. Una puesta en escena que enseguida llamó la atención por recordar al look en el que la protagonista de la película lucía una biker corta marrón de Vince, con un jersey de cuello vuelto cisne negro y, al igual que Hathaway hizo en esta última aparición, flequillo desfilado sobre la frente.

A post shared by 🏳️‍🌈 MirAndy (@mirandydwp)

Si esta vez la actriz escogió lucir pierna, en la película en cambio apostó por un outfit más otoñal con vaqueros y botas de ante y media caña marrones. También el peinado fue diferente: hace años lució un semi recogido y, este, recogió su melena larga en una coleta alta.

A pesar de estas diferencias, que a Anne Hathaway le hayan asignado un asiento justo al lado de Anna Wintour en la primera fila del desfile parece haber sido una casualidad idónea para terminar de rememorar la película, ya que esta podría ser otra escena en la que apareciera su jefa, la directora de revista Miranda Priestly, interpretada en su día por Meryl Streep. Así, la neoyorquina ha logrado convertirse en la protagonista de la última jornada de esta fashion week, demostrando que la nostalgia del pasado invade todo el universo de la moda. Una industria cíclica de memoria eterna.




Fuente: Leer Artículo Completo