Ana Rosa cierra temporada y valora el difícil momento que está atravesando Rocío Flores

Ana Rosa Quintana hace balance de la 17ª temporada de “El programa de Ana Rosa”. La presentadora suma 17 años de liderazgo ininterrumpido, y finaliza el curso el viernes 25 de junio con el mejor “share” de los últimos seis años. Desde el lunes 28 de junio, su magazine matinal contará de nuevo con Ana Terradillos, Patricia Pardo y Joaquín Prat como presentadores. Y ella comienza la rueda de prensa comentado que acaba de enterarse de la muerte de Mila Ximénez.

Es un palo tremendo. En primer lugar quiero dar el pésame a su hija, a sus hermanos, su familia, a todos los compañeros de “Sálvame”, que estarán viviendo uno de los peores momentos de su vida. Con lo joven que era, porque no tenía ni 70 años, ha tenido una vida que ha visto de todo, ha vivido lo mejor y lo peor y ha sabido siempre levantarse. En la última época era imprescindible en “Sálvame”. Una mujer con carácter, con convicciones, que decía lo que pensaba. Es tremendo, hace un año exactamente que le detectaron su cáncer… Es una gran pérdida. Me quiero solidarizar con todos mis compañeros”.

Y continúa: “Por lo demás ésta ha sido una temporada como la anterior, distinta, con la pandemia, y luego han ocurrido tantísimas cosas… Acabo de venir del plató y estábamos viendo cómo salían de la cárcel los presos del “procés”. Últimamente hemos vividos terribles desgracias como el asesinato por su padre de las niñas de Tenerife, los saltos a la valla en Melilla, lo que está ocurriendo en Ceuta… Ha sido un año de una información tan trepidante en todas las secciones que para nosotros ha sido un reto.

Óscar de la Fuentes se estrena este año como director y se encumbra con unas audiencias… Un día llegamos a tener un 28,5% de share y esto no lo recuerdo en la televisión hasta antes de que aparecieran las plataformas o incluso que hubiera programas de mañana en La Sexta o Cuatro. Así que ha sido una temporada muy difícil, por una parte, y por otra un gran reto para los periodistas. Agradecimiento a la audiencia que ha considerado que se iba a informar de temas tan importantes como la salud a través de nosotros”.

-¿Cómo se viven los casos que a todos nos tocan y en los que tienes que estar informando?
Esa doble faceta de profesionales y personas. Más o menos todos hemos vivido la misma situación. La diferencia es que nosotros, incluso en el confinamiento y los momentos más duros hemos salido a trabajar todos los días. Eso también es una preocupación. Estás con gente, en lugares públicos como los reporteros en la calle y con el miedo de llevar a tu casa el virus. Gracias a dios no hemos tenido graves recaídas. Y luego en este programa siempre intentamos acercarnos a la gente. Hemos hecho muchos testimonios y una parte que, gracias a la pandemia, hemos recuperado, de una manera más intensa, que es el servicio público, informando a la población. Pero somos humanos como los demás y hemos sufrido como los demás, sobre todo en la primera parte de la temporada pasada de la pandemia. Los testimonios eran tan desgarradores y brutales que cogías el teléfono y te ponías a temblar.

Has hecho editoriales muy críticos con el Gobierno, habéis tenido vicepresidentes, presidentes autonómicos, pero el presidente Pedro Sánchez no se ha sentado en esta temporada. ¿Lo habéis intentado? ¿Os ha dado muchas largas?
Intentamos a todos todos los días. El presidente del Gobierno cuando ha venido a Mediaset ha elegido los informativos, concretamente el de Pedro Piqueras. Y es verdad que al programa no viene desde que era candidato, antes de las elecciones. Pero bueno, los presidentes no suelen salir mucho de su guarida, y he tenido a todos los ministros, de Cataluña han venido todos los líderes independentistas… Nosotros invitamos a todo el mundo y hay quien tiene más cosas que contar y quien no.

¿Cómo ves las reacciones que suscitan las opiniones políticas que das en el programa?
Yo, que tengo 40 años de profesión… Con este año y la temporada pasada,viviendo todos una situación límite con la pandemia, viendo que morían ancianos, con 900 muertos un día… Todos a nuestro alrededor hemos tenido personas enfermas, que han fallecido, ha sido una situación casi de guerra. Después de 40 años de profesión, creo que me merezco decir lo que pienso y lo hago como lo he hecho siempre, honradamente y sin esconderme. ¿Que soy crítica con el Gobierno? Claro, no lo voy a ser con los que no gobiernan. Soy igual de crítica que era cuando ganaba el PP, estaba la Gürtel y hacíamos todos los desahucios y al gobierno de entonces no le gustaba nada lo que hacíamos. Nuestra audiencia lo ha agradecido mucho. Porque yo me voy a otro sitio y digo lo que yo pienso, pero luego me siento en una mesa plural, donde cada uno hace lo mismo que hago yo: dice lo que piensa, lo que siente, e intentamos que sea una mesa no de una sola opinión sino que estén representadas todas las opiniones. Creo que lo hemos conseguido y eso lo premia el espectador.

En este tiempo hemos visto el auge y desaparición de Pablo Iglesias como político, tú fuiste una de las que más cerca estuvo de él al principio. Valora su figura y su evolución.
Por cierto, ¿qué es de Pablo Iglesias? Fue un soplo de aire fresco cuando se decía que a los jóvenes no les interesaba la política. Él tampoco era tan joven, pero sí que fue el portavoz de muchísima gente muy joven, que estuvo muy bien el movimiento del 15-M, lo que pasa es que una cosa es predicar y otra dar trigo, y cuando llega al Gobierno, entran en todas sus contradicciones. Siempre he tenido muy buena relación con él y no sé por qué pero últimamente la había tomado conmigo. Desde que decide ser candidato para la Comunidad de Madrid no tenía foco y utilizó a muchos periodistas para tenerlo y me parece que no es digno de él. Se equivocó, y no se puede señalar a periodistas, y no es sólo mi caso, es el caso De Vicente Vallés, de Carlos Herrera, de todo aquel que ponía negro sobre blanco a las contradicciones de Podemos. De hecho él no está pero sus colegas siguen intentando acosar a los periodistas. Eso no lo tenemos que aguantar ningún periodista.

A raíz de la docuserie de Rocío Carrasco, durante los últimos meses se ha hablado mucho de esta guerra de productoras que supuestamente mantenéis entre el programa de la mañana y el de la tarde. ¿Existe, habrá tregua?
Yo no tengo la sensación de estar en guerra con nadie y menos con los compañeros de La Fábrica de la Tele, con los que tengo una magnífica relación. La grandeza de esta cadena es que somos libres cada programa de expresar nuestra opinión respecto a cualquier tema. Para que dos se peleen tienen que querer los dos, y yo no quiero, ni con ellos ni con nadie. Nunca me he peleado con ningún compañero ni de ésta de ni otra cadena, y no lo tengo. Admiro el trabajo que hace “Sálvame”, me parece complicadísimo y creo que La Fábrica es un gran generador de contenidos y de ideas nuevas. Entiendo, al igual que ellos entienden, que cada uno tiene su opinión al respecto de las cosas, eso se llama libertad de expresión.

¿A partir de ahora vamos a tener a otra Ana Rosa, más crítica?
Ha sido un poco la pandemia, que de repente estaban ocurriendo cosas, viendo a la gente sufrir, estabas con portavoces del ministerio que te decían una cosa y al día siguiente otra, ha sido una pandemia en la que todavía no sabemos cuántas personas han muerto. Ha habido muchas cosas… Los ataques que ha sufrido Madrid de una forma absolutamente injusta… Y he sentido que esas cosas había que comentar. Creo que después de 40 años me lo he ganado. Si sigo así la temporada que viene no lo sé, depende de las noticias que haya, pero la verdad es que tengo que decir que ha tenido muy buena acogida.

Has vuelto a ser productora. ¿Qué te ha hecho volver a la producción? ¿Y qué tal te manejas con las redes sociales? Has tenido algún que otro problema.
Dije que estaba cansada hace ya unos años, llevo dos con Unicorn TV, y era verdad, estaba cansada, no estaba de acuerdo con muchas de las cosas, había cambiado mucho el accionariado de la anterior productora y decidí descansar. Es verdad que desde 2018 lo que ha cambiado mucho es mi vida; no es lo mismo tener unos chicos de 16 que tenerlos de 12. En ese momento yo necesitaba estar mucho más tiempo en mi casa, con unos preadolescente, y ahora al revés, me necesitan mucho menos, es más prefieren casi verme menos. Mis hijos ya casi tienen 17 años, eso es lo que ha cambiado fundamentalmente.

Sobre lo de las redes escribo poco. Me gusta mucho seguir en Twitter a determinada gente porque me interesa, no sólo por información también por temas culturales, por debates interesantes. Pero es verdad que cuando una persona conocida se pone a escribir cualquier cosa se arma la marimorena, y yo ya no tengo salud para gente que sale con una caricutura o con un huevito y no da la cara.

Mi última polémica me gustaría aclararla. Dije en el programa que el caso de Wafa, una de las últimas víctimas de la violencia, para la investigación era más complicado porque tenía muchas relaciones, Echenique enseguida salió porque es fan mío, está todo el día mirando a ver qué digo. Y es verdad, es mucho más difícil para la Policía cuando es una chica joven, guapa, soltera, que tiene amigos, relaciones en redes sociales. Tienen que hacer unas investigaciones amplísimas. Pero si lo quieren llevar por el lado que lo quieren llevar, a mí no me van a pillar. Por eso no escribo prácticamente, tampoco me fijo mucho quién escribe qué.

¿Lo mejor y peor de esta temporada?
El trabajo de la redacción, con una parte de personas con muchísima experiencia y luego mucha savia nueva. Esa mezcla es fantástica, todos se aportan unos a otros: frescura, espontaneidad, ganas de comerse el mundo, con mucha experiencia. Y lo peor, todo lo que hemos tenido que vivir. Ésta y la pasada han sido temporadas especialmente duras. Yo soy muy aficionada a de repente cogerme un Puente y desde hace dos años no ha habido un sólo día que no haya venido y con unas circunstancias, sobre todo al principio de la pandemia, y luego a la vuelta, jugándote el tipo, como tantos otros compañeros. Y lo peor cuando tienes noticias como lo de las niñas de Tenerife, uno empieza a pensar cómo uno puede actuar “contra natura”.

¿Continuará con el fichaje de Rocío Flores?
No lo sé, todavía no hemos decidido los fichajes del año que viene. Va a depender de qué reality hay, porque Rocío Flores es más un fichaje para “Supervivientes”, que lo hicimos hace tiempo porque ha sido una concursante del programa, lo mismo que Isa Pantoja.

¿Por qué no comentasteis los últimos capítulos de la docuserie de Rocío Carrasco y qué te pareció?
Estuvimos dos meses, le hemos dedicado más de diez horas y llegó un momento que cada programa tiene sus objetivos y su escaleta y dejamos de hablar del tema, y no nos equivocamos, porque ha sido el mejor mes de audiencia de los últimos 16 años. Intentamos palpar y para mí se ha hecho un poquito largo. Después que ha habido discrepancias, sí, claro, pero es normal, cada uno tiene derecho a expresar sus opiniones. Ni en mi programa ni en esta casa nadie está en posesión de la verdad ni hay opiniones únicas. En nuestra tertulia de sociedad, hablando del tema de Rocío Carrasco, ha habido gente que estaba muy a favor de todo lo que se decía, otros que expresaban algunas dudas. Pero esto se llama libertad de expresión y yo no entiendo que se quiera imponer a nadie lo que tiene que pensar.

Valora la experiencia de Rocío Flores como colaboradora. Hasta la has regañado por el “No consiento…”. Casi que la estás educando en el medio televisivo.
Rocío es una chavalilla. Tiene 24 años, está pasando un momento espantoso en su vida. La llamamos mucho antes de que la docuserie y cuando empezó no podíamos no cumplir el contrato con la chiquilla. Son unos tiempos muy difíciles para ella y lo que ha demostrado es que tiene una gran fortaleza. No sé si cualquiera de nosotros hubiéramos soportado lo que ella está soportando con la edad que tiene y las circunstancias que tiene. Se merece que la echemos una mano, que la ayudemos frente a todos los que la quieren hundir. No hay derecho a hundir a una niña de 24 años.

Dices que tienes más tiempo ahora que tus mellizos se hacen mayores. ¿Qué haces?
Además del programa tengo muchos proyectos con la productora, yo hago de la reina madre consultora, y luego en la pandemia lo único que hemos hecho (lo dice por ella y Xelo Montesinos, de la productora) es jugar a las cartas, los domingos nos jugábamos el dinero (a euro la partida) en casa.

¿Qué vas a hacer este verano?
Voy a intentar descansar, la verdad, pero no voy a hacer nada especial. No es un año para hacer ni viajes ni grandes cosas, es un año para estar tranquilos porque todavía el bicho no se ha ido.


Fuente: Leer Artículo Completo