Adele o cómo reírse de una misma (incluso cuando el cambio físico es a mejor)

Es cierto que Adele había comenzado su metamorfosis hace meses. De hecho, el pasado mes de diciembre ya se hablaba de que podría haberse quitado de encima unos 70 kilos (en los últimos diez años). Pero no menos lo es que, esa imagen colgada el 6 de mayo, en medio de la cuarentena por el coronavirus, dio la vuelta al mundo porque la cantante estaba absolutamente irreconocible.

Detrás de ese cambio está Pete Geracimo, su entrenador personal. También la necesidad de mejorar su salud. Física y mental, que no ha tenido reparos en reconocer que es una de las muchas celebridades que hacen frente a la depresión. Habrá muchos factores que influyan, obviamente, pero el estar expuesta de manera continua, pesó y mucho en ello.

Ahora, Adele se ríe de ella misma. De esa pérdida de kilos. O, más bien, de los que le sobraban y que ya sin parte del pasado para ella. Lo ha demostrado en uno de los programas más icónicos de la televisión estadounidense: ‘Saturday Night Live’. Porque le dejaron hacer un monólogo de presentación y tiró de un exquisito sentido del humor británico.

“Sé que estoy muy, muy diferente desde la última vez que me visteis pero, en realidad, debido a todas las restricciones de la Covid-19 tenía que viajar más ligera y solo podía traer la mitad de mí. Y esta es la mitad que elegí”, decía con mucha ironía una Adele que está atravesando un momento dulce tras haberse quitado ese lastre de encima.

Aunque a decir verdad, su paso por allí (el segundo en ese plató: el primero fue en 2008) decepcionó a sus fans, que esperaban escuchar algún tema nuevo salido de sus cuerdas vocales. Ella misma explicaba por qué no era el caso: “¿Que por qué no soy la invitada musical? Mi álbum no está terminado y tengo demasiado miedo para hacer ambas cosas. Prefiero ponerme unas pelucas (esto es todo mío, por cierto), tomar una copa de vino… o seis y ver qué pasa”.

Aún había más. Porque si su monólogo contaba con el aplauso general de los usuarios de las redes sociales, su participación en un ‘sketch’ parodiando el turismo sexual en África, no hacía tanta gracia a la opinión pública… Junto a Kate McKinnon y Heidi Gardner se hacían pasar por tres divorciadas blancas en busca de hombres negros, algo que llevaba a polemizar por ensalzar ciertos estereotipos.

Fuente: Leer Artículo Completo