A Terelu Campos se le acaba la paciencia con la dirección de ‘Sálvame’: "Las flechas, las bombas… todo a mí. Matadme a mí"

David Valldeperas advirtió que, si bien Terelu Campos no había pedido que no se emitieran esos audios que tanto daño le han hecho a su hija, Alejandra Rubio, sí que había manifestado su enfado. Sin embargo, no había dejado salir al exterior ni una mínima parte de toda la rabia que tenía dentro. Ha sido este fin de semana, aprovechando su silla de ‘Viva la vida’, donde la hija de María Teresa ha estallado contra el que fuera su programa y se ha quejado de la actitud de sus excompañeros.

Mirando a cámara, gritando su enfado, Terelu lanzaba un mensaje a la dirección de ese espacio del que fue uno de los rostros destacados hasta su abrupta salida hace poco más de un año: “Me daría vergüenza poner un audio de una menor de 16 años llorando”.

Me daría vergüenza poner un audio de una menor de 16 años llorando”

Su hija, también en plató, intentaba calmar las aguas y restar importancia a un asunto que no quiere que se les vaya de las manos: “Entiendo que a ella le duela pero no quiero que esto se haga más grande”. Y añadía, en relación a cómo se podría haber tomado Anita Matamoros, contra la que carga en esas grabaciones, el contenido de las mismas: “Ana sabe perfectamente como soy yo. Fue una rabieta”.

Pero su madre estaba lanzada. Dispuesta a poner a cada uno en su sitio. Primero, agradecía a Kike Calleja, que muchas veces ha dado la cara por ella, aún sabiendo que tiene al resto en su contra. Después, se dirigía a quienes han trabajado con ella y, ahora, están decepcionándola: “A mis excompañeros… ojalá arrimar el hombro en algún momento”. Y remataba: “Las flechas, las bombas… todo a mí. Matadme a mí“.

Terelu quiere que, si hay que dirigir los ataques, sean a ella, que lleva décadas sorteando este tipo de situaciones. Sus excompañeros tienen más que claro que Alejandra ha elegido el camino de la televisión, y que, ahora, su madre debe hacerse a la idea de que la exposición la ha buscado ella solita.

Fuente: Leer Artículo Completo